El Jardín Centenario lo forman caminos y senderos, dos lagos naturales y otro con cisnes que mandó realizar la condesa Elena Curtopassi.